Myanmar enfrenta cargos de genocidio en un tribunal de la ONU

Myanmar enfrenta cargos de genocidio en el más alto tribunal de la ONU por su trato a los musulmanes rohingya.

Gambia ha enviado una solicitud de página 46 a la Corte Internacional de Justicia, alegando que Myamar ha llevado a cabo asesinatos en masa, violaciones y destrucción de comunidades en el estado de Rakhine.

Si el Tribunal juzga el caso, será la primera vez que el tribunal de La Haya investigue los cargos de genocidio por su cuenta, sin depender de las conclusiones de otros tribunales, como el antiguo Tribunal Penal Internacional de Yugoslavia, contra el que ha consultado. Serbia y Croacia.

Según las normas de la CIJ, la solicitud argumenta que los estados miembros pueden entablar acciones contra otros estados miembros por disputas que aleguen violaciones del derecho internacional; en este caso, la convención 1948 sobre prevención y castigo del delito de genocidio.

Gambia, miembro de la Organización de Cooperación Islámica, ha tomado el liderazgo legal en la redacción de la denuncia contra Myanmar. Está siendo apoyado por otros estados musulmanes. Se espera una audiencia inicial en la CIJ en diciembre.

En la candidatura, la vicepresidenta de Gambia, Isatou Touray, describe su estado como "un país pequeño con una voz fuerte en temas de derechos humanos en el continente y más allá".

En octubre de 2016, el ejército de Myanmar comenzó lo que describió como "operaciones de liberación" contra los rohingya, según la presentación. "Los actos genocidas cometidos durante estas operaciones tenían la intención de destruir a los rohingya como grupo ... mediante el uso de asesinatos en masa, violaciones y otras formas de violencia sexual, así como la destrucción sistemática por fuego de sus aldeas, generalmente con habitantes encerrados dentro. casas en llamas ", dice.

Una "campaña de deshumanización generalizada" precedió a los ataques, incluidas las demandas del Partido de Desarrollo de la Nacionalidad Rakhine local de una "solución final" para lidiar con los rohingya, dijo el caso.

Los miembros de las fuerzas armadas de Myanmar fueron los "principales agentes" detrás de una "campaña sistemática de Facebook" dirigida a los rohingya, según el documento.

“En las primeras horas de 9 Octubre 2016, un pequeño número de rohingyas, armados principalmente con palos, cuchillos y algunas armas de fuego, reaccionando a la persecución del grupo por parte de Myanmar, atacaron tres puestos de la guardia fronteriza en el norte. de Rakhine ".

Poco después, las fuerzas militares de Myanmar comenzaron las "operaciones de liberación". Durante estas operaciones, la presentación de Gambia dice que las tropas "sistemáticamente dispararon, mataron, desaparecieron por la fuerza, violaron, violaron pandillas, agredieron sexualmente, detuvieron, golpearon y torturaron a civiles rohingya, así como quemaron y destruyeron casas, mezquitas, madrassas, tiendas y Corán ".

Ha habido asesinatos en masa de hombres y niños rohingya, según la aplicación. "La misión de investigación de la ONU informó que en la aldea de Dar Gyi Zar, los soldados capturaron a un grupo de hasta 200 hombres, mujeres y niños y los llevaron a un campo de arroz donde se les ordenó arrodillarse", dijo el documento. Los hombres y los niños fueron separados.

Las mujeres y los niños fueron llevados a una casa donde "escucharon repetidos disparos y los gritos de hombres y niños afuera". Cuando emergieron, las mujeres vieron cuerpos de hombres y niños que habían sido apilados y quemados con heno, cosechando arroz y camisas tomadas de las víctimas. Se afirma que algunos fueron atados a árboles y quemados vivos. A otros les cortaron la garganta con cuchillos largos.

Se dice que los rohingya 600.000 que permanecen en Myanmar están en "peligro real y significativo" por otros actos genocidas. Gambia está pidiendo castigo para los responsables, compensación para las víctimas y el fin inmediato de los ataques.

Alrededor del 95% de la población de Gambia es musulmán y su papel ha sido bien recibido por los grupos de derechos humanos. Su fiscal general, Abubacarr Marie Tambadou, anteriormente se desempeñó como asistente especial del fiscal en la corte penal internacional de Ruanda. Jugó un papel decisivo en alentar a la Organización de Cooperación Islámica para apoyar el caso contra Myanmar.

Tambadou, quien calificó como abogado en el Reino Unido, dijo que quería "enviar un mensaje claro a Myanmar y al resto de la comunidad internacional de que el mundo no debería quedarse quieto y no hacer nada frente a las terribles atrocidades que están ocurriendo a su alrededor. nos. Es una pena para nuestra generación que no hagamos nada mientras se desarrolla el genocidio ante nuestros propios ojos. "

La aplicación fue redactada con la ayuda del profesor Philippe Sands, QC, quien escribió un libro que rastrea los orígenes de la convención del genocidio.

El abogado de Gambia, Sands, dijo: "La Corte Internacional de Justicia es el último guardián de la convención de genocidio de siete décadas, diseñada por Raphael Lemkin [el abogado que diseñó la convención], para prevenir y castigar tales horrores. que han ocurrido, y continúan ocurriendo, en Myanmar.

"El tribunal estará al tanto de sus responsabilidades, y ciertamente querrá cumplirlas para garantizar la protección más completa posible de individuos y grupos".

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), también en La Haya, ya ha abierto una investigación preliminar contra Myanmar. Sin embargo, como el país no se registró en el tribunal, la acusación se basa en una base legal más compleja de que la supuesta deportación de cientos de miles de refugiados rohingya ocurrió en parte en la vecina Bangladesh, que es miembro de la CPI.

fuente: guardián

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.