El ex presidente Lula es puesto en libertad

Fuente | créditos: see.abril.com.br

Después de arrestar a 580 Days, ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva salió el viernes, 8, la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde fue detenido para cumplir la sentencia de 8 años, 10 meses y 20 días impuestos en el proceso de Operação Lava Jato refiriéndose al triplex Guarujá (SP). Lula es esperado por el PT y militantes relacionados con el partido para actos en Curitiba y São Bernardo do Campo (SP), su cuna política.

El ex presidente salió de la prisión acompañado por el presidente del PT, Gleisi Hoffmann, el ex alcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, el diputado de estado Emídio de Souza (PT-SP), los ex diputados federales Wadih Damous (PT-RJ ) y Luiz Eduardo Greehalgh (PT-SP) y el ex senador Lindbergh Farias (PT-RJ). Dará un discurso frente a la sede de PF, dirigido a los miembros de la vigilia que lo saludaron a diario.

Durante su tiempo en prisión, Lula estuvo bajo custodia en una habitación sin cárcel. Para los que entran, la primera vista era de la cama, junto a la cual cuatro sillas rodeaban una mesa redonda con libros apilados y hojas de notas. Fijado a la pared, un televisor de plasma transmitía solo canales abiertos, y al lado un gabinete de madera donde el ex presidente guardaba su ropa: el petista usualmente usaba zapatillas, pantalones cortos y una camiseta. Detrás del armario, una partición separa la sala de estar del baño, donde hay una ducha con ducha eléctrica, un lavabo y un inodoro. El espacio también recibió una cinta de correr, utilizada por Lula para hacer ejercicio.

Según una estimación de abril de PF de 2018, el costo mensual del aparato era de 300.000 reales por mes, una cifra que podría ascender a 5,8 millones de reales el costo de "operar Lula" en la sede corporativa desde que fue arrestado.

Lula recibió visitas frecuentes de sus cuatro hijos, Fabio Luiz, Sandro Luís, Luís Claudio, Marcos y Lurian, nueras, nietos y su novia, la socióloga Rosângela da Silva, Janja, con quien está decidido a casarse; la petista quedó viuda en febrero 2017, cuando la ex primera dama Marisa Leticia Lula da Silva murió de un derrame cerebral.

En la cárcel, el ex presidente se convirtió en un lector habitual. Según el Instituto Lula, la lista de libros leídos por él en el período incluye Homo Deus (Yuval Harari), La élite del retraso: de la esclavitud al lavado a chorro (Jesse Souza) Laika (Nick Abadzis) Los benedictinos (José Trajano), Amor en tiempos del cólera (Gabriel García Márquez), Ve, pon un vigilante (Harper Lee), Feminismo en común: para todos, todos y todos (Marcia Tiburi) El último cabalista de Lisboa (Richard Zimler), Un defecto de color (Ana Maria Gonçalves), Dos cigarrillos (Flávio Gomes), ¿Quién está en el mundo? (Noam Chomsky) El polvo y el camino (Maciel Melo) El voto del brasileño (Alberto Carlos Almeida) y El sol en la cabeza Geovani Martins), entre otros.

Para ver la historia completa, haga clic en el enlace aquí.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.