Malasia propone multa de $ 20 millones a Grab

El regulador de competencia de Malasia propuso el jueves multar a más de 86 millones de ringgit ($ 20,5 millones) a Grab por violar la ley de competencia al imponer cláusulas restrictivas a sus conductores.

La Comisión de Competencia de Malasia (MyCC) dictaminó que Grab, con sede en Singapur, con el apoyo de SoftBank Group Corp., ha abusado de su posición dominante en el mercado al evitar que sus conductores promocionen y brinden servicios de publicidad a sus competidores.

"MyCC señala además que las cláusulas restrictivas han tenido el efecto de distorsionar la competencia en el mercado relevante basado en plataformas de múltiples lados, creando barreras de entrada y expansión para los competidores actuales y futuros de Grab", dijo el presidente de MyCC, Iskandar Ismail, en una conferencia de prensa.

MyCC también ha impuesto una multa diaria de ringgit 15.000 desde el jueves, siempre que Grab no aborde las preocupaciones.

Iskandar dijo que Grab tenía días hábiles 30 para presentar sus representaciones a la comisión antes de que se tomara una decisión final.

Grab dijo que estaba sorprendido por la decisión porque creía que era "una práctica común para las compañías decidir sobre la disponibilidad y el tipo de publicidad de terceros en sus respectivas plataformas, adaptadas a las necesidades y comentarios de los consumidores".

"Respaldamos nuestra posición de que cumplimos plenamente con la Ley de Competencia de 2010", dijo una portavoz de Grab a Reuters, y agregó que la compañía presentará sus representaciones por escrito por 27 en noviembre.

El regulador dijo el año pasado que monitorearía a Grab por un posible comportamiento anticompetitivo luego de la adquisición de su rival Uber Technologies Inc. en el sudeste asiático en marzo de 2018.

Malasia sería el tercer país de la región en penalizar a Grab luego del acuerdo con Uber.

El año pasado, las dos compañías fueron multadas por vigilantes antimonopolio en Singapur y Filipinas por su fusión. Singapur dijo que el acuerdo aumentó los precios, mientras que Filipinas criticó a las empresas por completar la fusión demasiado pronto y por una caída en la calidad del servicio.

Sin embargo, Iskandar dijo que las investigaciones del regulador de Malasia se basaron en las quejas recibidas contra la compañía de autostop, no por su casi monopolio en el mercado después del acuerdo con Uber.

De acuerdo con la Ley de Competencia de Malasia, un monopolio dominante o un participante en el mercado no constituye una violación de la ley a menos que abuse de su posición en el mercado.

fuente: Reuters

En este artículo

Unirse a la conversación

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.