El director del INPE fue despedido luego de varias críticas a Bolsonaro

Vista aérea de una sección deforestada del Amazonas en Porto Velho, Brasil. Foto: Nacho Doce / Reuters

El director del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) fue despedido en medio de una controversia sobre los datos satelitales que muestran un aumento en la deforestación del Amazonas, que el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro llamó "mentiras".

Ricardo Galvao, quien defendió al instituto y criticó el ataque de Bolsonaro, fue despedido el viernes luego de una reunión con el ministro de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes.

"La forma en que me expresé sobre el presidente causó una vergüenza insostenible", dijo Galvão el viernes por la mañana, según el sitio web Folha de S. Paulo.

"Despedir al director del INPE es solo un acto de venganza contra alguien que ha demostrado la verdad", dijo en un comunicado el coordinador de políticas públicas de Greenpeace Brasil, Márcio Astrini.

Basado en 2004, el sistema satelital Deter hace que los datos públicos mensuales y diarios estén disponibles en un sitio web del gobierno que se actualiza regularmente. Sus datos de los últimos meses han mostrado un aumento alarmante de la deforestación en los últimos meses: ha aumentado un 88% en junio en comparación con el año anterior. La primera quincena de julio fue 68% en julio de 2018.

Bolsonaro y los ministros han llamado irresponsable su lanzamiento y un intento de empañar la imagen de Brasil en el extranjero. El mes pasado, llamó al INPE "mentiras" e insinuó que Galvão estaba "al servicio" de un grupo extranjero sin fines de lucro. Al día siguiente, Galvão dijo que el presidente se comportó "como si estuviera en un bar" y defendió los datos del instituto.

El sistema satelital Prodes recopila y publica anualmente los datos más precisos sobre deforestación en la Amazonía brasileña. El sistema satelital Deter tiene una resolución más baja y se usa principalmente para alertas de deforestación, dijo Tasso Azevedo, ex jefe del servicio forestal de Brasil. Pero en los últimos años de 12, cuando los datos anuales de Deter mostraron un aumento en la deforestación, Prodes confirmó la tendencia y calculó una tasa aún mayor. Los datos de Prodes disponibles públicamente se remontan a 1988.

Azevedo es el coordinador de MapBiomas, una iniciativa de ONG, universidades y compañías tecnológicas que monitorea los cambios en el uso de la tierra. Dijo que de enero a julio, las cifras acumuladas de Deter mostraron un aumento del 62% en la deforestación en comparación con el mismo período del año pasado, y que otros tres sistemas internacionales de monitoreo satelital también mostraron un aumento en la deforestación. "Todos tienen una metodología diferente, por lo que los datos son diferentes, pero todos señalan un aumento de la deforestación", dijo.

El jueves, Bolsonaro y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, criticaron los datos como irresponsables y sensacionales. "Los números fueron debatidos, me parece, con el objetivo de atacar el nombre de Brasil y el gobierno", dijo Bolsonaro.

En una presentación, Salles dijo que su equipo encontró cientos de áreas de deforestación incluidas en los números de julio de meses o años anteriores. No explicó la metodología utilizada. El INPE defendió sus números en un comunicado y dijo que no había recibido acceso previo al estudio de Salles.

El gobierno teme que datos alarmantes puedan socavar un importante acuerdo comercial entre el bloque comercial sudamericano, el Mercosur y la UE. Los ambientalistas dijeron que el daño ya estaba hecho.

"La imagen de Brasil ya está irremediablemente comprometida por esta cruzada contra los hechos", dijo Carlos Rittl, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima.

fuente: Folha de S. Paulo | Guardián

Anuncios

Deja un comentario:

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.