La investigación sobre Flávio Bolsonaro alcanza 37 inmuebles

La investigación sobre el gabinete de Flávio Bolsonaro en la Asamblea Legislativa de Río (Alerj) alcanza un total de 37 inmuebles supuestamente vinculados al senador del PSL, su familia, además de la empresa Bolsontini Chocolates y Café.

Son 14 apartamentos y 23 habitaciones comerciales en Copacabana, Botafogo, Barra da Tijuca y Jacarepaguá. El parlamentario afirma que no cometió ningún crimen y se dice víctima de persecución.

En el pedido de quiebra de secreto bancario y fiscal de Flávio y otras 94 personas y empresas, de 15 de abril, el Ministerio Público afirmaba ya haber reunido informaciones de que él invierte R $ 9,4 millones en la adquisición de 19 inmuebles.

"Las ventas declaradas entre 2010 y 2017 representarían una rentabilidad de R $ 3 millones." En 21 de marzo, sin embargo, relacionó a los 37 inmuebles en una solicitud de información a oficinas de Río.

El documento sobre los inmuebles está firmado por tres fiscales estatales, que solicitaron copias de los certificados para verificar si existe algún tipo de deuda vinculada al inmueble, quienes son sus propietarios y cuándo y cómo se adquirieron.

La devasa patrimonial es una de las líneas de investigación del Ministerio Público en el caso de los supuestos pagos irregulares detectados en el gabinete del entonces diputado estadual Flávio Bolsonaro y de los movimientos bancarios atípicos en las cuentas de su ex asesor Fabrício Queiroz.

El dinero

El escrutinio comenzó tras reportaje del diario Folha de S.Paulo sobre la evolución del patrimonio de la familia Bolsonaro en enero de 2018. En ella participaba en las negociaciones de 19 inmóvil y fue abierta en 20 de febrero, en el Grupo de Actuación Originaria en Materia Criminal.

En 26 de abril, el parlamentario entregó su defensa. "Los habitantes de la tierra saben que estos valores son superados por el poder público para aumentar la recaudación con impuestos como IPTU e ITBI y que un inmueble jamás sería vendido si se anunció por el valor estimado por el ayuntamiento ".

De acuerdo con él, la acusación desconsideraba las formas y el contexto con que los inmuebles habían sido negociados y confundía las fechas de "compra y venta de los mismos".

Flávio dijo haber adquirido el inmueble de Botafogo cuando era soltero, en 2005, por R $ 350 mil y el vendido nueve años después por R $ 1,45 millón, valores, según él, "compatibles con la valorización inmobiliaria ocurrida en Río durante el período" .

Con ese dinero, el entonces diputado compró el inmueble en Barra da Tijuca, donde vive, valorado en R $ 2,55 millones. Flávio afirma en la manifestación haber financiado en el banco Itaú para pagarlo y confirmar haber comprado en 2008 salas comerciales en Barra da Tijuca.

Pagó "parcelas de la compra con mucha dificultad hasta que la cesión de derechos sea adquirida por la MCA Participações Ltda en 2010". Se produjo una ganancia de R $ 210 mil para Flávio. "Ninguna magia en la operación", dice. "Sólo un arriesgado, pero exitoso negocio legal, transparente y debidamente declarado."

Sobre los apartamentos en Copacabana, afirmó que en 2012 vislumbró otra "oportunidad de inversión en inmuebles". Compró las "quitinetes en pésimo estado de conservación y con deuda de condominio".

Dice haber pagado R $ 140 mil por uno y R $ 170 mil por otro a los propietarios americanos. Revendió los inmuebles "en vísperas de la Copa del Mundo de 2014, lo que los valoró bastante". También negó las irregularidades relacionadas con el inmueble en Laranjeiras y pidió el archivo de la investigación.

En 17 de mayo, el fiscal Tulio Caiban Bruno solicitó el archivo del caso por no vislumbrar "cualesquiera elementos informativos alusivos a la práctica de infracción penal antecedente por el parlamentario Flávio Bolsonaro de la cual el producto o resultado financiero estaría siendo ocultado o disimulado mediante la adquisición de inmuebles ".

En 18 de mayo, el subprocurador general de Justicia, Alexandre Araripe Marinho, aprobó el informe.

En 28 de febrero de 2019, el Grupo de Actuación Especializada en el Combate a la Corrupción (Gaecc) del MP de Río pidió el desarme del caso, lo que ocurrió en 14 de marzo en razón de la investigación sobre la apropiación de dinero de funcionarios de Alerj en el gabinete de Flávio.

La asesoría del senador indicó que "no son verdaderas las informaciones sobre el patrimonio del parlamentar". "Sigo siendo víctima de seguidos y constantes fugas de informaciones contenidas en proceso que está en secreto de Justicia", dice la nota.

"Siempre declaro todo mi patrimonio a la Receita Federal y todo es compatible con mi renta. Tengo mi pasado limpio y jamás cometí ninguna irregularidad en mi vida.

Fuente: Estadão

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *